martes, 4 de septiembre de 2012

Educación en Chile





Chile es el país con la educación superior más cara del mundo según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico, y el único en América Latina donde todas las universidades son pagas, una situación que muchos estudiantes perciben como injusta.

La gratuidad de las universidades chilenas desapareció en los años 80 durante el gobierno militar de Augusto Pinochet. Desde entonces la cantidad de estudiantes en educación superior se quintuplicó.


Este aumento estuvo acompañado de un crecimiento económico (aunque con elevados índices de desigualdad), pero en la actualidad, la demanda de jóvenes que quieren ingresar a las universidades no tiene precedentes.

En otros países de la región

BBC Mundo revisó los precios de la carrera de periodismo en diferentes universidades privadas de América Latina, para graficar el costo por país de una carrera.
  • Universidad Católica de Argentina: US$4980.
  • Universidad Católica de Chile: US$8.400.
  • Universidad Pontificia Javeriana de Colombia: US$4.300.
  • Universidad La Salle, en México: US$8.200.
  • Universidad Católica de Perú: US$3760 (según número de créditos que inscriba).
  • Universidad Católica Andrés Bello, de Venezuela: US$3.200 (a tasa de cambio oficial).
Fuente: páginas web de cada universidad
"En las últimas décadas aumentaron mucho los costos de la educación superior porque la disposición a pagar es muy alta. Las universidades captaron eso y por ello fijan los precios a su criterio", señaló a BBC Mundo Claudia Sanhueza, profesora del Instituto de Políticas Públicas de la Universidad Diego Portales.

Y no hay otro país en el mundo en donde la educación superior sea tan costosa. Según sus cálculos, basados en números oficiales, la familia chilena de menor ingresos percibe un promedio mensual de US$275, por lo que debería dedicar casi 20 meses de salario para costear un solo año de universidad de uno de los integrantes del grupo familiar.

En Chile, con datos de la OCDE, el Estado asume 18% del total de la matrícula mientras que las familias asumen el costo del 82% restante, una tasa que supera a la de cualquier otro país del mundo.

El total de estos préstamos otorgados suma unos US$2.200 millones y deja un promedio de deuda por estudiante de US$4.900. Los costos de la educación ha dado pie a numerosas protestas por parte de estudiantes chilenos. 

El gobierno también introdujo un proyecto para que se apliquen los nuevos criterios a las deudas ya vigentes entre estudiantes y la banca, en donde el Estado asumirá las diferencias. Además de modificar el sistema de financiamiento se pretende elevar el número de becas para duplicar en 2014 las más de 100.000 ayudas financieras que se dan actualmente a estudiantes universitarios por año. Algunos reconocen que las reformas son un avance, pero demandan que se establezca la gratuidad de la educación universitaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada