lunes, 10 de octubre de 2011

EDUCACIÓN 2.0

La inmersión de las nuevas tecnologías en las aulas de clase en España es reconocida como Escuela 2.0 desde mayo de 2009 por José Luis Rodríguez, proyecto que proponía distribuir una gran cantidad de ordenadores y aulas de alta tecnología virtual además de la variedad de programas informáticos y de software que permitan un mejor desempeño practico entre docentes y profesores.

Para lograr el éxito del proyecto es necesario involucrar la formación de tecnología informática en los docentes. Claro está que en la actualidad los docentes se forman en esta área, pero en realidad es necesario que se profundice más ya que en algunos casos los alumnos están más formados y conocen más este tema que los mismos docentes.

Hay que resaltar que en los últimos 30 años la sociedad ha cambiado y se ha involucrado más en el uso de las nuevas tecnologías, ahora todos tenemos conexión a internet las 24 Horas del día. Así que la necesidad no es saber cómo se usa, sino como darle el uso que necesitamos y como buscar las herramientas que necesitamos.

Según Manuel Área, en un artículo para el periódico el PAÍS de españa en su versión virtual catedrático de Didáctica y Organización Escolar en la Facultad de Educación de la Universidad de La Laguna (Tenerife), insiste en que meter tecnología en las aulas no es sustituir libros por máquinas. Sino complementar a información desde distintos puntos de vista internacionales, aprovechar la inmediatez y las herramientas escritas y audiovisuales a las que el internet nos permite acceder.

Pero ¿hasta qué punto es buena la inclusión de las TIC en las aulas de clase?, las aulas de clases manejan grupos de mínimo 30 personas y manejar al mismo tiempo 30 ordenadores, obtener la atención centrada en la página que el docente desea ver y no en las páginas de interés de los alumnos que distraigan su atención. Si habláramos de grupos más pequeños, en donde se pudiera personalizar mas las explicaciones y tener un control más estricto en el uso que los estudiantes le den al ordenador en la case, la actividad seria más fructífera.

Miguel Carlos de Castro, profesor de tecnología del IES Concepción Arenal de Ferrol (A Coruña) en España, incorporó a sus clases un sistema de página web con recursos, documentación, problemas, chuletas, ejercicios, que tiene también un sistema de preguntas tipo test que permiten evaluar el avance del alumno. Los profesores pueden seguir instantáneamente el progreso del alumno y comprobar qué materiales ha usado y con qué éxito. Se llevó un premio a la diversidad de la Xunta de Galicia por la posibilidad que daba a los alumnos de seguir su ritmo, ya fuese más o menos rápido.

Entre otras cosas lo más importante es involucrar a los estudiantes a usar las nuevas tecnologías y actualmente a darle un buen uso a las redes sociales, quitar los estigmas de que las redes sociales son únicamente para crear polémicas, o generar chismes. Las redes sociales también inmediatizan la comunicación, generan conversaciones y debates, reúnen gente con gustos similares, crean cultura y demás.

Finalmente las nuevas tecnologías no son el remplazo de los docentes, ni los docentes dejaran los métodos de estudio, para reemplazarlos por el ordenador. Sino que se trata de un trabajo en conjunto que permita desarrollar hábitos de estudio, que genere conocimiento y competencias tecnológicas para desenvolverse en el mundo actual.

Tenga en cuenta querido docente que lo mejor es saber y tener claro cómo va a utilizar las nuevas tecnologías en pro de su clase, y no en contra de la misma. Estudie con anticipación los programas y páginas que va a trabajar en ella y sobretodo úselas como una herramienta adicional de trabajo, mas no como la totalidad de la cátedra, esto podría aburrir a sus alumnos. de vez en cuando cambie la monotonía del programa académico y brinde a sus estudiantes información actual, datos de interés, novedades tecnológicas y demás herramientas que desarrolle la iniciativa de búsqueda y le buen uso de la web.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada